Los genes de la fibrilina
La causa del síndrome de Marfan es la alteración del gen (llamado FBN1) que codifica la proteína fibrilina-1. Este gen está en el cromosoma 15 y se descubrió como causa del síndrome de Marfan en 1991, por medio de varios enfoques científicos. Por ejemplo, los doctores Maurice Godfrey, David Hollister y Lynn Sakai demostraron que la cantidad de fibrilina en los tejidos de las personas con síndrome de Marfan era menor. Los doctores Peter Byers y Dianna Milewitcz demostraron que las células de las personas con el síndrome de Marfan no producían suficiente fibrilina, o ésta era anormal. El grupo de las Dras. Katariina Kainulainen y Leena Peltonen usaron una técnica llamada análisis de eslabonamiento para asociar el gen que causa el síndrome de Marfan al cromosoma 15, un descubrimiento confirmado y perfeccionado por los doctores Hal Dietz, Clair Francomano y Reed Pyeritz. Los doctores Cheryl Maslen y Sakai fueron los primeros en clonar el gen de la fibrilina-1, así como el grupo de los doctores Brendan Lee, Petros Tsipouras y Francesci Ramírez. Cada uno de estos 3 grupos asoció el gen de la fibrilina-1 en el mismo lugar en el cromosoma 15, más o menos en el mismo lugar que se sabe contiene el gen que causa el síndrome de Marfan. Finalmente, con la colaboración de investigadores del hospital Johns Hopkins (Drs. Hal Dietz, Clair Francomano, Garry Cutting y Reed Pyeritz) y del hospital Shriners de Portland (Drs. Lynn Sakai y Cheryl Maslen) se pudo demostrar que las personas que tienen síndrome de Marfan presentan mutaciones en el gen FNB1, y que los mismos cambios genéticos no se presentan en personas que no tienen el síndrome de Marfan.
Desde 1991, cuando se encontró la primera mutación, muchos otros investigadores alrededor del mundo han estado trabajando para entender la bioquímica, la biología de la célula y la genética del síndrome de Marfan. Laboratorios como el que tienen a su cargo los doctores Uta Francke, Heinz Furthmayer, Cay Kielty; Beat Steinmann y Brian Sykes, junto con los otros anteriormente mencionados, han hecho contribuciones particularmente notables.
La fibrilina-1 es una de las proteínas más grandes que produce el ser humano. En efecto, el gen FBN1 es muy largo y está compuesto de muchas partes diferentes que abarcan una buena parte del cromosoma 15. La fibrilina-2 está codificada por otro gen en el cromosoma 5 (FBN2); las mutaciones en este gen no causan el síndrome, pero sí una condición relacionada llamada aracnodactilia congénita contractural.
Hasta el momento se han encontrado varios cientos de diferentes mutaciones en el FBN1 del cromosoma 15 en las personas que tienen síndrome de Marfan. No es sorprendente que todos los que tienen el síndrome en una familia, tengan la misma mutación. Pero cada paciente o familia estudiado hasta la fecha, (con la rara excepción por la cual la misma mutación ocurrió por casualidad en diferentes familias), han presentado diferente mutación. Encontrar las mutaciones es actualmente muy laborioso y lento, de modo que no suele ser una prueba médica rutinaria. Descubrir mutaciones es un trabajo que pocos laboratorios de investigación en el mundo sigan haciendo.
Copy link