Tejido conectivo
Es mucho más que el pegamento y la armadura del cuerpo. El tejido conectivo está involucrado con todos los órganos y en todas las etapas del desarrollo, desde poco antes del nacimiento hasta la muerte, no importa la edad.
El tejido conectivo es diferente en un lugar u otro del cuerpo, y también a lo largo de la vida de los humanos. Alguna vez se pensó que era relativamente simple desde el punto de vista bioquímico, ahora se sabe que el tejido conectivo es extremadamente complejo, y su estudio es un campo de investigación muy interesante en diversas áreas como la embriología, la del cáncer y la farmacología.
El tejido conectivo, que incluye las substancias entre las células (matriz intracelular), está formado por componentes fibrosos como las fibras de colágeno y las fibras elásticas. Con un sólo componente que se altere se origina un efecto en cascada que afecta a otros componentes y a la función normal del tejido conectivo. Cuando un componente está defectuoso, suceden muchos cambios compensatorios en la estructura y organización de otros componentes. Como resultado, no es posible observar el tejido conectivo bajo el microscopio y saber inmediatamente qué es lo que ha cambiado. En un trastorno como en el síndrome de Marfan, los componentes del tejido conectivo van a ser defectuosos. El objetivo, durante mucho tiempo, ha sido determinar cuál es la alteración fundamental en el tejido conectivo.
Copy link