Discapacidad
Las enfermedades mentales no forman parte de los síntomas del síndrome de Marfan. Sin embargo, algunos estudios clínicos muestran evidencias de que un porcentaje alto de personas con el síndrome tienen algún tipo de dificultad de aprendizaje, en relación con la media de la población en general. Por lo general, esto no se refleja en el coeficiente intelectual (IQ) de los afectados.
Los pacientes pediátricos frecuentemente tienen los ojos hundidos y parecen ser mayores o más listos que sus hermanos o hermanas de la misma edad que no tienen el síndrome de Marfan.
Copy link